Woodstock 99 y Fyre fusionados en Knotfest México.

Este sábado fue el tan esperado Knotfest México, evento anhelado por muchos por quienes al fin tendríamos la oportunidad de ver en vivo a nuestra banda favorita. El festival pintaba prometedor, pero al final, terminó en la más pura decepción.

Las horas previas al festival, cuando muchos ya nos encontrábamos haciendo fila iban con total tranquilidad, se miraba movimiento dentro pero todos suponíamos que solo afinaban los últimos detalles. Es cierto que desde la noche anterior ya se sabía lo de la cancelación de Testament (además de su concierto que jamás dieron en Guadalajara), pero a pesar de eso seguíamos optimistas y creíamos que no pasaría a mayores.

Abridores sin público

La primer mala señal se dio horas después, las primeras bandas tocaban a las 12:05 horas; sin embargo, las puertas seguían cerradas y tuvieron que tocar sin público, para las dos de la tarde había quien aún no dejaban entrar, mientras que por otro lado había gente entrando sin boleto, exactamente el mismo error del año pasado.

El festival seguía relativamente bien a pesar de todo, pudimos darnos el lujo de ir hasta CDMX a apoyar a nuestros paisanos de Parazit y Cemican, un show increíble por parte de cada uno, sobre todo los segundos que demostraron por que merecen ser una de las bandas nacionales más queridas en la actualidad, la banda incluso terminando su concierto bajaron del escenario a convivir con el público y tomarse fotos con ellos.

“Las puertas seguían cerradas y tuvieron que tocar sin público, para las dos de la tarde había quien aún no dejaban entrar, mientras que por otro lado había gente entrando sin boleto”

Seguidos por Of Mice & Men, que se notaban entusiasmados por estar en nuestro país también dieron un espectáculo digno de recordar.

Una vez acabado su show, fue cuando se comenzaron más problemas, la zona de comida estaba saturada, incluso lucía demasiado pequeña. Probablemente hubiera sido buena idea distribuir algunos restaurantes por demás sitios del parque. A eso se le suma que comenzaron los problemas del cashless, a algunos solamente nos dieron una tarjeta (¡del Ultra Festival!) para usarla, pero resulta que en algunas tiendas y restaurantes solo aceptaban la pulsera del festival, para las 16:00 horas ya había sitios donde el sistema les había fallado y solo se podía pagar en efectivo, ¡Pero no podíamos pedir reembolso porque a fuerza nos teníamos que esperar hasta la medianoche!

Nos decidimos mover al escenario principal, justo cuando estaban terminando de montar el sonido de Stratovarius, la banda toco todos sus éxitos, abriendo con Eaglehearth y cerrando con Hunting High And Low, al igual que OM&M se notaban felices de estar en nuestro país, el público no paró de corear en ningún momento. Saliendo de la zona de foto notamos que un puente afuera del festival estaba repleto de gente que podía ver todo lo que pasaba en el escenario principal, y sin necesidad de pagar. Sin más importancia. continuó el show.

Behemoth, uno de los shows más esperados le continuó, a pesar del reducido espacio (Suponemos que el escenario completo era para cuando saliera Slipknot), dieron un gran espectáculo y mucho mejor producido: desde el vestuario, la decoración e incluso el uso de antorchas por parte de Nergal. Aquí nuevamente aparecieron los problemas cuando el sonido comenzó a fallar en algún momento casi a punto de terminar el show, cosa que la banda confirmó minutos después en sus redes sociales.

Saliendo de Behemoth algunos fotógrafos nos llevamos una grata sorpresa, ¡Solo se le permitiría el acceso a 15 fotógrafos para Slipknot! Hasta el momento me pregunto que filtros se utilizaron para escogerlos, es entendible que nuestro medio al ser pequeño no apareciera en la lista de los 15, ¡pero cuando ni siquiera medios como Rolling Stone aparecen!, Es imposible no quedar intrigado. El resto de los fotógrafos decidimos correr a la zona del público mientras aún seguía Behemoth para poder agarrar buen sitio para cuando saliera Slipknot y tomar las fotos desde ahí.

A Behemoth le seguía el acto de las Cherry Bombs, nadie estaba realmente interesado en dicho espectáculo, pero se llenó porque todos querían tener buen lugar para cuando saliera Slipknot. A pesar de el poco interés del público, se terminaron llevando aplausos al por mayor.

Comienzan los disturbios

Justo cuando acabó el show de las Cherry Bombs fue cuando se desató el verdadero caos. Público que venía de ver otras bandas, y parte del que estaba en la zona general del escenario principal, se arrojaron en estampida contra una valla pobremente reforzada y con nulos elementos de seguridad; esto fue perfecto para que cayera en cuestión de segundos. Varias personas acabaron lesionadas con la caída del cerco. Quienes nos encontrábamos más adelante aún no sabíamos que pasaba, para entonces Evanescence ya tenía una hora de retraso, la gente se estaba molestando, además nos intrigaba el hecho de que tras dejar el escenario montado no hubiera más movimiento arriba e incluso acabaran saliendo los ingenieros de Slipknot, había confusión por todas partes.

Los organizadores no reaccionaron a la valla caída hasta media hora después , su gran solución fue volver 45 minutos después y “repararla” atravesando un tubo oxidado. En el fondo no dejaba de sonar por tercera vez un disco de Queens Of The Stone Age mientras todos se empezaban a desesperar. Llegó a sonar una voz en el altavoz pidiendo orden, el público puso de su parte pero se seguían sin ver resultados.

Pronto la gente se desesperó, comenzaron a lanzar vasos con tierra al escenario y a lanzar gritos como “¡OCESA! ¡OCESA! ¡OCESA!” “¡FRAUDE!, ¡FRAUDE!, ¡FRAUDE! ” “¡REEMBOLSO!, ¡REEMBOLSO!, ¡REEMBOLSO!”, un sujeto prendió fuego a un vaso cerca de la primera fila, el público y seguridad se molestaron, estos segundos no hicieron nada hasta que el público los presionó, aquí tuve sentimientos encontrados, entendía la frustración del tipo pero también sentía que su numerito de querer prender fuego solo empeoraría las cosas.

“En el fondo no dejaba de sonar por tercera vez un disco de QOSTA mientras todos se empezaban a desesperar”.

Pasados los minutos la gente del puente se comenzó a burlar de los asistentes repitiendo los mismos gritos que habían lanzado antes.

Los precios de los productos se dispararon, un ejemplo de esto es que unas aguas que comenzaron en $30 ya las estaban dando en $70.

Eran la 1:30 y ya todos se habían rendido comenzamos todos a salir no sin antes llegar por nuestro reembolso ¿Y cuál es la gracia con la que salen? ¡Que se quedaron sin efectivo!, las mentadas de madre no faltaron, asistentes comenzaron a golpear las instalaciones de cashless e incluso algunos pobres empleados fueron bañados en lo que esperamos fuera cerveza, y todo por culpa de la pésima organización.

En la salida los vendedores seguían haciendo su agosto rematando todo a precios absurdos. Minutos después de que salimos fue cuando se disparó el verdadero caos con el público que comenzó a encender hogueras e incluso se subieron al escenario a prenderle fuego al equipo de Evanescence. Hubo quienes hasta se robaron cosas como cables y pedaleras.

La imagen que nos dejó el Knotfest, que pintaba para ser un gran día fue simplemente lamentable, fue por un lado un público salvaje que tuvo la mejor vista posible sin pagar por ello, y por otro la pésima organización de Live Talent. Jamás nadie tuvo pantalones de salir y dar la cara, en redes sociales se la han vivido dando excusas absurdas como “los grupos de choque” y con su negro historial como confiar en ellos. Lo malo es que se seguirán burlando de la gente mientras esta les siga solapando todo.

*Las opiniones de nuestros colaboradores son completamente personales y Revista Instinto no se hace responsable por lo que digan.

Recommended Posts

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *