Jorge Drexler en un viaje íntimo

Utilizar el silencio como un medio de “Transporte” y hacer “Eco” de un par de decenas de canciones “Estalactitas”, convirtieron al Teatro Diana en una perfecta cueva sonora

El “Deseo” se cumplió y ver al uruguayo interpretar a “Guitarra y voz” desde sus primeras grabaciones como “La aparecida”; que fueran relatadas entre anécdotas íntimas, detalles familiares y explicaciones de cada uno de los viajes que palpa en sus composiciones, resultó algo totalmente diferente, tal es el caso de “Salvapantallas”, que se volvió un deleite introspectivo y melancólico llevando la velada por un buen camino.

Ampersan, quienes habían iniciado la noche, subieron de nueva cuenta al escenario para acompañar a Jorge con “El tiempo está después”, un himno del montevideano Fernando Cabrera y que a pesar de no haberse ensayado, derivó en una acertada improvisación. “Abracadabras” hizo que apareciera “Todo se transforma” y que el coro unísono del Diana rompiera el silencio con un volumen embelesado que culminó el segundo bloque de entregas con el globalizante rap de “Disneylandia”.

Era una noche de “Asilo”, todo asistente se había vuelto cómplice de lo que el cantautor guiaba en la amena exclamación de sus poesías. “La vida es más compleja de lo que perece” nos acompañó en la “Soledad” y la calma que “La edad del cielo” ofrecía y que se coreó perfectamente “A la sombra del Ceibal” como el músico indicó.

Tan delicioso es que Drexler hable de su relación con Sabina y aquellos momentos relatados  en “Pongamos que hablamos de Martínez”, que nos resistíamos a que la tertulia concluyera, pero “Sea” fue el primer aviso del cual el cantante hizo burla para hacerse regresar al tablado y regalarnos “Movimiento”, primer tema de su última placa discográfica Salvavidas de hielo.

El “Silencio” se hizo presente de una manera total, y Jorge regresaba tras bambalinas para lisonjearnos con “Telefonía”, y después de dar un breve discurso político, declamarnos “Me haces bien”, que completaba el pilón que puso fin a un recital verdaderamente gratificante.

Por Eduardo Roel.

Fotos: Roberto Mora.

Café Tacvba continuará celebrando en GDL

Tras una presentación memorable en el Festival Tecate Coordenada, la banda originaria de la Ciudad de México, anunció una fecha como parte de su gira de aniversario 30 en el Auditorio Telmex el Próximo 12 de diciembre.

                Antes de conocer los detalles de la presentación que está por llegar, hay que hacer un análisis de esa breve muestra que nos ofrecieron en la explanada del Estadio Akron el pasado fin de semana.

                Debido a las limitaciones de tiempo propias de los festivales de música (más adecuados para degustar música de actos nuevos que para disfrutar a tu artista favorito), el setlist de la banda mexicana fue algo raquítico. En hora y diez minutos, se hizo un repaso por trece temas icónicos de su trayectoria, entre los cuales destacaron: Las flores, Cero y uno, Chilanga banda, Eres, La chica banda y Volver a Comenzar. Esta selección cumplió con la expectativa de la nostalgia y trajo recuerdos de cada una de las etapas de Rubén Albarrán y compañía.

                A pesar de la calidad mostrada en el Tecate Coordenada, quedaron fuera otros clásicos del grupo como su selección de covers del grupo chileno, Los Tres; más temas de su álbum debut y cuatro caminos, que los posicionaron como un hito de la música mexicana; y por supuesto material de sus discos más recientes -haciendo énfasis en su segundo MTV Unplugged- ya que estos son lo que contribuyeron a la fama de la agrupación entre las nuevas generaciones.

Café Tacvba en el Tecate Coordenada. FOTOGRAFÍA: Roberto César Mora.

                Si no fuiste parte de este evento o tal vez sientes que ya viste suficiente a la agrupación en vivo (opinión válida, más no compartida); hay una razón muy poderosa para volver a consumir a Café Tacvba: la segunda voz de Rubén Albarrán. Aunque el MTV Unppleged dividió opiniones, entre quienes consideraron que no hay comparación con la primera vez que la banda grabó una de estas presentaciones, y aquellos que destacaron la madurez artística del grupo. En el segundo juicio colocamos este artículo, ya que este concierto en Miami, además de mostrarnos la vigencia creativa y cultural de Café Tacvba, por momentos exhibió como Ruben Albarrán muestra un registro de voz nuevo, más grave y áspero, prueba de ello es el tema Vaivén. Pocos cantantes tienen la suerte de tener una voz que envejezca con gracia, pero quienes la tienen han mostrado facetas muy interesantes como: Johnny Cash, David Bowie, Chavela Vargas y Paul McCartney, entre otros. En vivo también es notable como la voz aguardentosa de antaño da paso un tono más robusto.

En resumen, mientras que la presentación en el Tecate Coordenada fue un lindo viaje al pasado desde la perspectiva de nuestro presente (“Ingrata” es algo que no va a volver a suceder en vivo y la banda ha dejado en claro sus motivos, muy válidos y adecuados para nuestros tiempos); el concierto en el Telmex puede ser, además de una celebración de aniversario, un vistazo a los ¿próximos 30 años? De Café Tacvba, de esos anecdóticos que se suelen contar así: “Sí, me acuerdo que fui a ver a Café Tacvba en el Telmex cuando todavía…”.

Café Tacvba en el Tecate Coordenada. FOTOGRAFÍA: Roberto César Mora.

¿Cómo conseguir las entradas?

Como suele suceder en eventos de esta envergadura, la taquilla es manejada por e, Sistema de Ticketmaster, con una preventa anunciada para los días 24 y 25 de octubre, y venta al público en general a partir del 26 de octubre en las taquillas del Auditorio Telmex o en línea. Los precios en pesos están divididos por zonas: Roja, $1,300; Azul, $1,100; Verde, $950; Blanca, $750; Lila, $600; Naranja, $500 y Amarilla en $400.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR: Tecate Coordenada 2019: el destino musical de Guadalajara

Tecate Coordenada 2019: el destino musical de Guadalajara

El Tecate Coordenada no ha tenido una historia fácil, ha enfrentado altibajos que ya no vienen al caso más para recalcar el éxito que tuvo su edición de este año A pesar de que a la organización del evento se le presentaron muchos retos pudo sortear cada uno de manera acertada.

Primero hizo frente al cambio de sede a una locación que enfrentó dificultades de acceso cuando tuvo lugar el evento hermano de este festival (el Corona Capital GDL); cosa que se resolvió gracias al apoyo en transporte por parte de organizadores y autoridades locales. Luego el empalme con un concierto de alto perfil organizado por promotores de la competencia; sin embargo, que Axl Rose contoneara su tamalera persona en el Estadio Jalisco no afectó la asistencia a la explanada del Estadio Akron (algún listillo del fútbol dirá que como lo equipos que juegan ahí, hubo niveles).

Un mes antes se enfrentaron con la cancelación de The Kooks, uno de los atractivos principales, pero también fue resuelto de manera rápida con la contratación de The Drums. Y finalmente, unas nubes de grises que amenazaban con una tormenta muy tapatía, pero que al final quedaron en una gentil llovizna, quizá como premio del universo por el esfuerzo puesto en el evento.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR: Guns N Roses: de vuelta en la ciudad de las rosas

Gran despliegue musical

Vampire Weekend. FOTOGRAFÍA: Roberto César Mora

Quien sabe de festivales, es consciente que un cartel lleno de nombres vistosos es como la portada de un libro; se ve bien, pero si el contenido no es de calidad, no cuenta (si no lo cree, vaya a Netflix y vea el documental del Fyre Festival).  

Este Coordenada además de presentarnos  a pesos pesados de la música que pasan por buen momento como: Café Tacvba, Billy Idol, Vampire Weekend, Hercules and Love Affair, Juanes y The National; también trajo una selección de artistas emergentes destacables como: The Guadaloops, Los Petit Fellas, Cherry Glazer, Francisco El Hombre, La Burrita Cumbión, Alemán, Tokyo Ska Paradise Orchesta, LP y Primavera Club, por mencionar a algunos. Sin saber que les depara el destino, esperamos ver pronto a alguna de estas agrupaciones en una  sala de conciertos local para disfrutar de una presentación más plena e íntima.

LP. FOTOGRAFÍA: Roberto César Mora

La disposición de los artistas por día también resultó gratificante, ya que nos dio un primer día lleno de buen pop y sonidos más comerciales como: Primavera Club, María Barracuda, The Drums, La Gusana Ciega, LP, Kakkmaddafakka, The Neighbourhood, Jenny Lewis, Juanes, Vampire Weekend y Hercules and Love Affair.

La gran mención de la noche se la lleva Café Tacvba que dejó en claro por qué son la principal banda del rock mexicano hoy en día y por qué siguen relevantes, al punto de grabar un segundo MTV Unplugged. Esperamos pronto un concierto en solitario, ya que el setlist de trece canciones (aunque de las más destacables) solo nos dejó picados.

Café Tacvba. FOTOGRAFÍA: Roberto César Mora

El sábado tomo otro tinte, siendo más contracultural por la presencia de grupos de ska y punk rock. La Vela Puerca, Fidel Nadal, Cherry Glazer, León Benavente, Insite, Disidente, Ska-P, The Guadaloops y Billy Idol; trajeron buenos recuerdos de slam, idas al Cultural, primeros conciertos y prepa a nuestros corazones, y eso a veces es bueno.

Billy Idol. FOTOGRAFÍA: Roberto César Mora

Billy Idol cumplió con las expectativas y demostró como un rockstar envejece bien: algo excéntrico, lleno de vida y con experiencia (Aprende car#%&, Axl). Aunque la presentación del hito del punk se antojó breve, el hombre y su banda alcanzaron a hacer un recorrido por lo esencial de su discografía, incluyendo un guiño a Generation X con Your Generation,que se agradeció mucho.

The National. FOTOGRAFÍA: Roberto César Mora

Otras menciones honoríficas son para: Santa Sabina, por siempre darnos un momento emotivo; The National, porque de un modo u otro Matt Berninger termina sus presentaciones… y su ronda de tragos; y por último, pero no menos importante (no, la verdad sí es menos importante) a Caballo Dorado, solo por colarse en el evento, esta es su victoria y no volvamos a hablar al respecto de ello jamás.

Una Coordenada que ya es parte del mapa cultural tapatío

Público disfruta del Tecate Coordenada. FOTOGRAFÍA: Roberto César Mora

No somos críticos insufribles de esos que califican con cinco estrellas, o diez puntos, o porcentajes; a lo mucho podemos poner un sello de “abejita trabajadora” (otra promotora que no voy a mencionar aquí merece uno de “platica mucho en clases pero no con Protección Civil”); no obstante, estamos muy emocionados con repetir la experiencia del Coordenada el próximo año, ya que es un festival que aprendió de sus propios errores y se volvió un evento accesible para más personas, más disfrutable y más memorable. En un futuro, si hacemos una lista de eventos imperdibles de la ciudad, no debemos dejar de lado al Festival Coordenada.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR: 8 Tracks de: Corona Capital 2019

Guns N Roses: de vuelta en la ciudad de las rosas.

Después de una larga espera de 26 años, la banda hollywoodense cumplió su promesa y volvieron a Guadalajara con un show memorable.

Tras aquella noticia en redes sociales hace unos meses y que en un inicio a muchos nos tomó trabajo creer (tomando en cuenta cuanto tiempo ha pasado sin que una banda grande pisara la ciudad) Live Talent nos terminó confirmando el rumor y apenas salió la venta los boletos se fueron agotando en distintas zonas con el paso de las semanas.

Finalmente llegó el tan ansiado día del concierto que pintaba prometedor: la primer desilusión que sufrimos algunos fue unos minutos antes cuando por orden directa de la banda prohibieron tomar fotos a todo el equipo de prensa, por lo que nos tuvimos que conformar con hacerla de espectadores. Después las puertas fueron abiertas hasta una hora después de la que decía el cartel, pronto el público molesto se comenzó a congregar cerca de las vallas de seguridad provocando empujones y mentadas de madre hacía los cuerpos de seguridad y organizadores, hubo incluso personas en muletas que tenían que saltar las vallas porque ni siquiera había zonas de transito marcadas entre toda la multitud y los accesos para personas discapacitadas eran limitados.

Alrededor de las 19:30 ya había gran cantidad de gente congregada tanto en la zona de la cancha como en las gradas y continuaban llegando más y más, por todas partes corrían los rumores sobre quienes serían los teloneros del evento, siendo “La Cuca” los más mencionados, otras opciones eran “Resorte” y “Motor” (quienes años atrás le abrieron a Slash con Myles Kennedy y Conspirators en la CDMX) e incluso había quienes apostaban a que sería alguna banda extranjera, al final acertaron todos aquellos que decían que a cambio de no tener telonero tocarían por tres horas.

A eso de las 20:30 horas se soltó una ligera llovizna que aunque duró bastante rato, terminó a los pocos minutos que salió la banda al escenario, aproximadamente a las 22:00.

Con una genial animación a modo de introducción la banda inaguró el show con “It’s So Easy” , a eso le siguieron “Mr Brownstone”, “Chinesse Democracy” y “Welcome To The Jungle”, la canción definitiva para prender al público.

En un punto de la noche se desató una pelea entre asistentes en la zona de la cancha, afortunadamente la gente de alrededor los logró separar y a partir de ahí el concierto transcurrió en paz.

La banda pasó el resto de la noche tocando todos sus éxitos, tanto del “Appetite For Destruction” como de los “Use Your Ilussion” y el no tan querido “Chinesse Democracy”, e incluso algunos covers; entre cada canción resaltaba Slash tocando un largo solo al final de esta y posteriormente cambiar de guitarra para la siguiente, así como Axl reverenciando al público al final para salir del escenario y volver segundos después.

Guns N Roses lograron demostrar que a pesar del paso de los años no han perdido ni el carisma ni la energía, lograron darlo todo en el escenario con un show sorprendente de inicio a fin y el público quedó con un muy buen sabor de boca (o al menos los que lograron entrar).

Setlist:

Intro (Introduction Presentation)
1.- It’s So Easy
2.-Mr. Brownstone
3.- Chinese Democracy
4.- Welcome to the Jungle
5.-Double Talkin’ Jive

6.-Better
7.-Estranged
8.-Live and Let Die
9.- Slither
10.-Rocket Queen
11.-You Could Be Mine
12.- Shadow of Your Love
13.- Attitude
14.-Civil War
15.- Coma
16.- Locomotive
17.- Slash Guitar Solo
18.- Sweet Child O’ Mine
19.- November Rain
20.- Knockin’ on Heaven’s Door
21.- Nightrain

Bonus:

22.-Don’t Cry
23.-The Seeker
24.-Paradise City

Pericos rematan sus 3000 Vivos

“Se confirma un romance con Guadalajara”, Juanchi Baleirón

Pasa el tiempo y las cosas cambian, el ambiente de los “dreadlocks” y de las playeras con los colores de la bandera Rastafari en los conciertos se ha modificado por personas que oscilan entre los treinta y los cincuenta años de edad con una apariencia diferente, más formal, y que hasta algunos se ven acompañados por sus hijos. Mi sorpresa fue llegar a la recepción del maravilloso Teatro Diana y ver hasta el tope el recinto, que por segunda vez los bonaerenses abarrotaban.

Eran las 21:00 h, cuando se cerraba el telón despidiendo de manera ovacionada a la banda que cumplía 15 años de existencia, la agrupación zapopense Golden Ganga.

Una espera exacta de treinta minutos fue suficiente para ver arder el escenario entre luces rojas y una batucada que enlazaba directamente con “Runaway” y a un “Quiero escuchar a Jalisco cantando”, que emitía Juanchi Baleirón, poniendo inmediatamente al público de pie. Tal es el orden de su última placa discográfica 3000 Vivos, que se respetaba con “Complicado y aturdido”, “Nada que perder” (destacando la participación de su saxofonista cubano), “Mucha experiencia, y que remataba con “Waitin” la serie de clásicos entonados de principio a fin por los tapatíos.

“Todos lo hacen”, todos bailan, todos corean “Real… uoo uou”, “Eso es real”; pero la vigencia de la autoría perica se hace presente con “Anónimos”, último hit que fue recitado de manera monumental como si fuera una canción vieja, de esas que son de dominio popular.

“Satélite de vos” es un gusto que el conjunto perico se da, se nota al regresar a los asistentes a sus asientos, pero al preguntar:¿Guadalajara, hay pulso?” e interpretar “Me late”, vuelven a levantarse con euforia y se confirma con “Su galán”. De repente “Salgo” y se dan otro gusto Los Pericos con “Islandia”, un raro lado b de mi disco predilecto: Mystic Love.

“Sin cadenas” regresaba la voz de la multitud que se acompañaba por el sonido de la trompeta puertoricense. “Por ahora la verdad” fue un estreno para el repertorio que sorprendió la noche y en la cual Baleirón agradeció diciendo que se confirmaba un romance con Guadalajara a casi 25 años de visitar constantemente tierras aztecas. “Monkey man”, “La hiena”, “Sano y salvo” y “Señales erróneas”, cerraban el set eléctrico que había dominado la noche entre luces rojas y verdes que emulaban la atmósfera de sus primeros discos.

Por lo menos en nuestra ciudad nunca había visto a Los Pericos en otra dimensión y anoche sucedió. Ver un cajón peruano y un par de guitarras acústicas me causó incertidumbre, y cuando Diego “Chapa” Blanco, Gastón “Moreira” Goncalvez, Marcelo Blanco, Ariel “Topo” Raiman, Guillermo Luis Valentinis y Juanchi regresaron a la tarima, deduje que pasaría algo diferente. “Bajo el mismo cielo”, “Amandla” (que a pesar de algunas fallas técnicas de sonido salieron a flote), “Ocho ríos” y “Pupilas lejanas”, crearon un unísono mutuo en un ensamble semiacústico.

Se regresaba a las alturas eléctricas y “Boulevard” era la indicada para decirle al público “Hace lo que quieras”, ya en “Jamaica Reggae” es permitido, así que “Párate y mira” que se siente “Caliente” el ambiente, “No me pares” en este “Home sweet home” que “Casi nunca lo ves”.

Pericos, larga duración.

Por Eduardo Roel.

Fotos: Roberto Mora.

Galería fotográfica:
https://revistainstinto.com/pericos-en-el-teatro-diana-2019/

Una noche íntima con Enjambre

“El Príncipe de la Canción” tuvo mención honorífica y un merecido homenaje con “Manía cardiaca”

Pasaban las 21:00 h cuando “Secuaz” comenzó a sonar y despuntaba una euforia diferente, ganada a pulso. Los “Relámpagos” en el Teatro Diana se hacían presentes y despertaban emociones encontradas, una de felicidad por ver de nuevo a la colmena en nuestro aposento y otra de tristeza por el luto anunciado horas antes para la música de nuestro país.

Si bien se esperaba que Navejas dijera algo al respecto, tema tras tema daban aires melancólicos que se fundían por la desconcertante noticia anunciada en la tarde. “Somos ajenos”, “Dama demecia”, “Celeste”, “Hematógafo”, “Intruso”, “Nueve” y el último hit de la banda “Relámpago”, que tuvo una excelente recepción por parte de las abejas tapatías, mantuvieron el ánimo de los presentes. Fue como si esto se dividiera en dos partes, Luis Humberto, “frontman” de la agrupación, daba un merecido “speech” para quien se nos adelantó dejando un legado de himnos entrañables cantados por varias generaciones ya, y en el cual recalcaba su relación directa con la música de José José dedicándole “Manía cardiaca”.

Un escenario de aspecto retro, una pantalla enorme, un gran juego de luces y la compañía de los miles de seguidores  que querían que el concierto durara hasta la “Madrugada”; volcó en una “Dulce soledad” que mantuvo la efervescencia, iniciada una hora antes, y que reventó con un coro uniforme de la triste “Vida en el espejo”.  

No se necesitaba nada más: Luis Humberto Navejas, Rafael Navejas, Julián Navejas, Ángel Sánchez, y Javier Mejía, escoltados por 18 años de experiencia, se entregaban una y otra vez con cada tema interpretado. “Egohisteria”, “Tercer tipo” y “Argentum” continuaron la tormenta apremiante llena de melancolía que se completó con “Elemento”, uno de los temas más coreados de la noche.

Se anunciaba el final y el “Sábado perpetuo” se terminaba convirtiéndose en un “Enemigo” que despedía una velada para recordar; “Y la esperanza” de que siguieran tocando se cumplió, dejando al público satisfecho con una “Cámara de faltas”.

Por Eduardo Roel.

Fotos: Miguel Santiago.

Galería fotográfica: https://revistainstinto.com/enjambre-en-el-teatro-diana/

The Selecter enciende el C3 Stage

“Ska 2 Tone en su máxima expresión”

Entre boinas, la típica bota británica, tirantes y todo aquel “estereotipo” que denota un movimiento musical surgido a finales de los 50s en Jamaica y retomado en la segunda mitad de los 70s por bandas inglesas, entre ellas la que se esperaba, hacían un ambiente distinto al de cualquier fin de semana, una noche que se quedará tatuada en la memoria de los que estuvimos presentes.

Me encantó ver bajar la lona que anunciaba el comienzo de los embajadores de Coventry, Inglaterra; mientras sonaba “Spanish bombs”, clásico de The Clash, y que presagiaba un concierto diferente, de esos que son especiales, pues se avecinaba una mítica banda de ska, una escuela reconocida a nivel global que por primera vez pisaba tierras tapatías.

Apuntaban las 10:30 p.m. cuando un saxofón, un teclado, una batería, una guitarra y la presencia escénica de Pauline Black y el miembro original Arthur “Gaps” Hendrickson, arribaban al escenario, quienes fueron suficientes para encender el ánimo de quienes asistían a una verdadera cátedra de Ska Two Tone, el de la agrupación que festeja su 40 Aniversario y que culminaba su visita a tierras aztecas en La Perla de Occidente.

“The avengers time”, “Murder”, “Three minute hero”, “Missing words”, “James Bond” y “On my radio”, temas representantes de la segunda oleada del ska, serían infaltables, así como la inmiscuída participación de Rhoda Dakar (Bodysnachers/ Specials AKA) con “Too much pressure”.

Dos horas de ritmo frenético, un lienzo de fondo a cuadros negros y blancos, músicos de casi todas las bandas de ska la ciudad, un público de los 30 pa´ arriba en su mayoría, y un sonido en su lugar, lograrón dejarnos satisfechos, no faltaba nada más; pues todo eso hacía la diferencia. Era evidente el entusiasmo por ver a una “legendary band” tocar en tu casa.

Por Eduardo Roel.

Foto: Alex Lara.

“Si el infierno existiera”, Carlos Avilez tocaría ahí


Pocas regiones del país tienen un imaginario tan rico el Norte de México. La cercanía del  a la vez tan distante del Lejano Oeste, la influencia chicana y la tradición mexicana generan ese particular carisma y costumbrismo de sus habitantes. Sus artistas no son temerosos de crear fusiones únicas; de ese bagaje cultural se dan mezclas heterogéneas en las que todavía se pueden apreciar los distintos referentes. 

En la música destacan nombres como los de Celso Piña, Control Machete, El Gran Silencio, Ramón Ayala, Kinky, el ahora infame Juan Cirerol, Los Tigres del Norte y Carlos Avilez. De este último compete hablar en esta ocasión.

Carlos Avilez nació en 1967 en Cd. Obregón, Sonora. Al  crecer en la zona de Cajeme, no solo se vio influenciado por una de las regiones más bravías del país, sino por la cultura pop de Estados Unidos. En especial lo marcaría el estilo de los exponente americanos de blues y country. Influenciado por el rock, metal y en inglés. En el documental que acompaña el libro Si el Infierno existiera podemos notar al chico sonorense que creció anhelando contar historias y desventuras por medio del blues, tal y como lo hicieran los miembros de The Highwaymen lo hicieran en Nashville y el circuito de música country, blues y folk.

“Si el infierno existiera, no estaríamos aquí”

Avilez y Extraños

En el ‘86, Avilez emigraría a Guadalajara, donde conocería a José Fors y juntos formarían Cuca, banda pilar del renacimiento del rock en México en los 90 junto con Café Tacvba. A pesar del éxito de Cuca, Avilez nunca dejó de lado su pasión por el blues, por lo que formaría posteriormente una agrupación llamada La Horas Muertas. A lo largo de su carrera ha colaborado con Forseps, Jaime López, Projector, Jaramar, Nata, Oscar Fuentes, Neal Black, Gerardo Enciso, Leo Marín y en las óperas rock Dr. Frankenstein y Orlok, el vampiro

Si el InfiErno existiera. Portada. ESPECIAL

De la afición por el blues, saldría su proyecto más personal, su banda de bolero-blues-rock mexican style Avilez y Extraños. Como posteriormente demostraría en su cancionero México Profundo, Avilez es un gran conocedor la música popular mexicana y el folclor cantinero que acompaña a esta. En Si el infierno existiera nos encontramos con 15 temas amor y desamor contados a manera de historia como dicta el canon del buen blues y bolero. El verso al servicio de la narración. 

Encontramos los mejores momentos de la lírica de Avilez y Extraños en temas como Dedos Rotos, Dulces Dagas y El infierno. En estos temas se hace gala de los recursos mejor logrados de las letras de Avilez: el uso de figuras poéticas para exacerbar el sentimiento de abandono y desamor que es el hilo principal del disco, además de la tradición de la canción cantinera norteña (les juro que es un cumplido).

La edición de lujo de Rhythm & Books del material de Avilez y Extraños funciona como una especie de boxset compacto muy práctico y elegante: El disco con los 15 temas; un DVD con tres versiones alternas, un breve documental de la agrupación y el videoclip de El infierno; y por supuesto, el libro ilustrado en edición de tapa dura que a manera de cancionero aporta algo adicional a la música de Carlos Avilez y compañía.

Autor: Carlos Avilez

Ilustraciones: Carlos Avilez.

Editorial: Rhythm & Books.

Páginas: 60, pasta dura, edición de lujo (incluye un CD y DVD).

Disponible en: Facebook de Rhythm & Books, Librerías El Sótano y próximamente en nuestra tienda en línea. 

“Mi vida pop”: cuando ser melómano se queda corto

“Para saber de algo hay que practicarlo” es una frase que me causa repulsión porque a pesar de su carácter verdadero, es parcial; sin embargo, se toma como una máxima universal e inquebrantable. Es un recurso de artistas y profesionales susceptibles para denegar cualquier crítica a su trabajo. Es una paráfrasis mañosa de la que sí debería ser una máxima: “Para conocer algo hay que experimentarlo”.

El empirismo es la esencia de la trayectoria y vida de Sr. González, quien tras superar el cáncer, se enfocó en la titánica tarea de reflexionar y escribir sobre su relación con la música desde su infancia hasta la actualidad. En 2011 ese esfuerzo produjo su libro Mi vida pop editado por Rhythm & Books. Próximo a reeditarse, es oportuno hacer una digresión de uno de los mejores testamentos musicales escritos en español esta década.

El problema con la idea de que basta practicar alguna actividad para conocerla es que resta valor a otros factores que pueden abonar tanto o más a esta: tradición oral, lecturas, la academia y por supuesto, ser espectadores. Esta idea se explica mejor con la trayectoria de Rafael “Sr. González”. Miembro de Botellita de Jerez de 1988 a 1997 y de 2013 a 2019, acompañó a los miembros originales mas nunca coincidió con Sergio Arau. Ha sido productor de cerca de 20 discos y colaborador de artistas como Café Tacvba, Julieta Venegas y Monocordio. Además tiene una activa carrera como solista y escritor.


“La necesidad de retomar este texto viene de que podría servir de guía para adaptarnos a una época que cada vez tolera menos los prejuicios musicales”.

Sr. González es un hombre que ha abordado la música y cultura pop desde diversos ángulos; no obstante como se darán cuenta los lectores de Mi vida pop ninguno era suficiente para tener una historia.

La historia de Botellita de Jerez, podría bastar para un libro, pero seamos honestos, ¿la queremos escuchar de voz del cuarto miembro en importancia? Los libros musicales tienen una larga lista de remoras que toman una pluma para contar historias que no les pertenecían, como Pamela Des Barres que cuando se terminó el atractivo físico que le permitió acceder al camerino de diversas leyendas del rock escribió libros que “reivindican” la figura de la groupie (la cual paulatinamente muere gracias a la labor de mujeres que sí han tenido un rol activo en la música). Como el caso de Des Barres hay cientos de colaboradores menores y contrataciones por evento que luego se aventaron la puntada de ser portavoces de proyectos que no les deben nada (inserte aquí la banda tributo formada por el panderetero de aquel concierto en aquel rancho).

El autor escribió el libro como una reflexión a sus hijas y en general a todos los que hemos sido definidos por la cultura pop pero a veces no somos conscientes de los alcances de esta. Aquí los discos y canciones son parte del contexto de una vida entera dedicada a la música. Esta comienza en una niñez sonorizada por los discos de papá, mamá y esas canciones para chicos que pasan de generación en generación como Cri-Cri. Continúa en una adolescencia marcada por música disco, rock progresivo, psicodelia, y el fantasma del ambiente político en latinoamérica de la última mitad del siglo XX ¿Qué tiene que ver la política con las memorias de un melómano? Todo, pese a lo que pregonen canales de música retro como VH1 y Much Music, la música no definió épocas, estás definieron a la música y la cultura pop. Sr. González además de hablar de su crecimiento, nos recuerda cómo los conciertos y estudios de grabación eran marcados por protestas sociales, represiones políticas, revoluciones ideológicas y folclor.

El gran acierto del texto es la honestidad y cuidadosa reflexión de González, porque a pesar de ser melómano y docto en la escena musical no cae en la pretensión. Con la amenaza del cáncer y sus secuelas atormentándolo, el autor sabe que no es tiempo de hablar de música pretendiendo que en la escena no suena la Trevi y sí David Bowie; y negar que a su manera tanto Timbiriche como Bjork fueron relevantes para la época.

Además de la próxima reedición del título, la necesidad de retomar este texto viene de que podría servir de guía para adaptarnos a una época que cada vez tolera menos los prejuicios musicales, que no tiene empacho de emparejar a Foo Fighters con Bad Bunny en la cabeza de un festival; pero sobre todo, una época que hace énfasis más que en que la cultura pop se experimenta y es incontrolable.

Autor: Rafael “Sr. González”

Ilustraciones: VV. AA.

Editorial: Rhythm & Books

Año: 2011

Páginas: 336

Disponible en: Facebook de Rhythm & Books, Librerías El Sótano y próximamente en nuestra tienda en línea. 

Mauk Box presenta álbum debut

Colaborador regular de Violet Sunset, Mauk Box se une a la curiosa partida de artistas que abordan como solistas géneros diametralmente opuestos a los que trabajan como parte de un conjunto. Esto en su disco debut “La Inalcanzable”.

Multiinstrumentista roquero en compañía, interprete de urbano latino en solitario. Quizá le responde a la nunca bien ponderada máxima de: ”
un día te arrepentirás de todas las cumbias que no bailaste por andar de rockerito”. Loable intento el que hace Mauk al hacer un álbum para responder preguntas que todos nos hacemos pero no tenemos recursos para responder: “¿cómo sonará mi voz con Auto-Tune?”, “¿Y si rapeara?”.

“La Inalcanzable” experimenta con los géneros latinos más en boga en las listas de popularidad como trap, ritmos latinos, hip-hp y R&B; todos estos por demás alejados de los covers de Underoath que comparten canal de YouTube con este nuevo disco. Con artistas que deciden tomar un rumbo así en su carrera, si bien no significa que una faceta excluya a la otra o la demerite, sí se genera una nueva base se seguidores. Quienes lleguen a
Mauk Box por este material tendrán que guiarse por el principio de las salchichas: “si algo te gusta, no preguntes de dónde viene”; por otro lado, los seguidores de sus anteriores agrupaciones que quieran escuchar el disco solista, háganlo bajo la advertencia de que podrían sentir que rompió algún pacto roquero (que definitivamente no hizo y que tiene el derecho universal de incumplir).

El álbum de once tracks ya está disponible en YouTube y plataformas de streaming.