Pericos rematan sus 3000 Vivos

“Se confirma un romance con Guadalajara”, Juanchi Baleirón

Pasa el tiempo y las cosas cambian, el ambiente de los “dreadlocks” y de las playeras con los colores de la bandera Rastafari en los conciertos se ha modificado por personas que oscilan entre los treinta y los cincuenta años de edad con una apariencia diferente, más formal, y que hasta algunos se ven acompañados por sus hijos. Mi sorpresa fue llegar a la recepción del maravilloso Teatro Diana y ver hasta el tope el recinto, que por segunda vez los bonaerenses abarrotaban.

Eran las 21:00 h, cuando se cerraba el telón despidiendo de manera ovacionada a la banda que cumplía 15 años de existencia, la agrupación zapopense Golden Ganga.

Una espera exacta de treinta minutos fue suficiente para ver arder el escenario entre luces rojas y una batucada que enlazaba directamente con “Runaway” y a un “Quiero escuchar a Jalisco cantando”, que emitía Juanchi Baleirón, poniendo inmediatamente al público de pie. Tal es el orden de su última placa discográfica 3000 Vivos, que se respetaba con “Complicado y aturdido”, “Nada que perder” (destacando la participación de su saxofonista cubano), “Mucha experiencia, y que remataba con “Waitin” la serie de clásicos entonados de principio a fin por los tapatíos.

“Todos lo hacen”, todos bailan, todos corean “Real… uoo uou”, “Eso es real”; pero la vigencia de la autoría perica se hace presente con “Anónimos”, último hit que fue recitado de manera monumental como si fuera una canción vieja, de esas que son de dominio popular.

“Satélite de vos” es un gusto que el conjunto perico se da, se nota al regresar a los asistentes a sus asientos, pero al preguntar:¿Guadalajara, hay pulso?” e interpretar “Me late”, vuelven a levantarse con euforia y se confirma con “Su galán”. De repente “Salgo” y se dan otro gusto Los Pericos con “Islandia”, un raro lado b de mi disco predilecto: Mystic Love.

“Sin cadenas” regresaba la voz de la multitud que se acompañaba por el sonido de la trompeta puertoricense. “Por ahora la verdad” fue un estreno para el repertorio que sorprendió la noche y en la cual Baleirón agradeció diciendo que se confirmaba un romance con Guadalajara a casi 25 años de visitar constantemente tierras aztecas. “Monkey man”, “La hiena”, “Sano y salvo” y “Señales erróneas”, cerraban el set eléctrico que había dominado la noche entre luces rojas y verdes que emulaban la atmósfera de sus primeros discos.

Por lo menos en nuestra ciudad nunca había visto a Los Pericos en otra dimensión y anoche sucedió. Ver un cajón peruano y un par de guitarras acústicas me causó incertidumbre, y cuando Diego “Chapa” Blanco, Gastón “Moreira” Goncalvez, Marcelo Blanco, Ariel “Topo” Raiman, Guillermo Luis Valentinis y Juanchi regresaron a la tarima, deduje que pasaría algo diferente. “Bajo el mismo cielo”, “Amandla” (que a pesar de algunas fallas técnicas de sonido salieron a flote), “Ocho ríos” y “Pupilas lejanas”, crearon un unísono mutuo en un ensamble semiacústico.

Se regresaba a las alturas eléctricas y “Boulevard” era la indicada para decirle al público “Hace lo que quieras”, ya en “Jamaica Reggae” es permitido, así que “Párate y mira” que se siente “Caliente” el ambiente, “No me pares” en este “Home sweet home” que “Casi nunca lo ves”.

Pericos, larga duración.

Por Eduardo Roel.

Fotos: Roberto Mora.

Galería fotográfica:
https://revistainstinto.com/pericos-en-el-teatro-diana-2019/

Una noche íntima con Enjambre

“El Príncipe de la Canción” tuvo mención honorífica y un merecido homenaje con “Manía cardiaca”

Pasaban las 21:00 h cuando “Secuaz” comenzó a sonar y despuntaba una euforia diferente, ganada a pulso. Los “Relámpagos” en el Teatro Diana se hacían presentes y despertaban emociones encontradas, una de felicidad por ver de nuevo a la colmena en nuestro aposento y otra de tristeza por el luto anunciado horas antes para la música de nuestro país.

Si bien se esperaba que Navejas dijera algo al respecto, tema tras tema daban aires melancólicos que se fundían por la desconcertante noticia anunciada en la tarde. “Somos ajenos”, “Dama demecia”, “Celeste”, “Hematógafo”, “Intruso”, “Nueve” y el último hit de la banda “Relámpago”, que tuvo una excelente recepción por parte de las abejas tapatías, mantuvieron el ánimo de los presentes. Fue como si esto se dividiera en dos partes, Luis Humberto, “frontman” de la agrupación, daba un merecido “speech” para quien se nos adelantó dejando un legado de himnos entrañables cantados por varias generaciones ya, y en el cual recalcaba su relación directa con la música de José José dedicándole “Manía cardiaca”.

Un escenario de aspecto retro, una pantalla enorme, un gran juego de luces y la compañía de los miles de seguidores  que querían que el concierto durara hasta la “Madrugada”; volcó en una “Dulce soledad” que mantuvo la efervescencia, iniciada una hora antes, y que reventó con un coro uniforme de la triste “Vida en el espejo”.  

No se necesitaba nada más: Luis Humberto Navejas, Rafael Navejas, Julián Navejas, Ángel Sánchez, y Javier Mejía, escoltados por 18 años de experiencia, se entregaban una y otra vez con cada tema interpretado. “Egohisteria”, “Tercer tipo” y “Argentum” continuaron la tormenta apremiante llena de melancolía que se completó con “Elemento”, uno de los temas más coreados de la noche.

Se anunciaba el final y el “Sábado perpetuo” se terminaba convirtiéndose en un “Enemigo” que despedía una velada para recordar; “Y la esperanza” de que siguieran tocando se cumplió, dejando al público satisfecho con una “Cámara de faltas”.

Por Eduardo Roel.

Fotos: Miguel Santiago.

Galería fotográfica: https://revistainstinto.com/enjambre-en-el-teatro-diana/

The Selecter enciende el C3 Stage

“Ska 2 Tone en su máxima expresión”

Entre boinas, la típica bota británica, tirantes y todo aquel “estereotipo” que denota un movimiento musical surgido a finales de los 50s en Jamaica y retomado en la segunda mitad de los 70s por bandas inglesas, entre ellas la que se esperaba, hacían un ambiente distinto al de cualquier fin de semana, una noche que se quedará tatuada en la memoria de los que estuvimos presentes.

Me encantó ver bajar la lona que anunciaba el comienzo de los embajadores de Coventry, Inglaterra; mientras sonaba “Spanish bombs”, clásico de The Clash, y que presagiaba un concierto diferente, de esos que son especiales, pues se avecinaba una mítica banda de ska, una escuela reconocida a nivel global que por primera vez pisaba tierras tapatías.

Apuntaban las 10:30 p.m. cuando un saxofón, un teclado, una batería, una guitarra y la presencia escénica de Pauline Black y el miembro original Arthur “Gaps” Hendrickson, arribaban al escenario, quienes fueron suficientes para encender el ánimo de quienes asistían a una verdadera cátedra de Ska Two Tone, el de la agrupación que festeja su 40 Aniversario y que culminaba su visita a tierras aztecas en La Perla de Occidente.

“The avengers time”, “Murder”, “Three minute hero”, “Missing words”, “James Bond” y “On my radio”, temas representantes de la segunda oleada del ska, serían infaltables, así como la inmiscuída participación de Rhoda Dakar (Bodysnachers/ Specials AKA) con “Too much pressure”.

Dos horas de ritmo frenético, un lienzo de fondo a cuadros negros y blancos, músicos de casi todas las bandas de ska la ciudad, un público de los 30 pa´ arriba en su mayoría, y un sonido en su lugar, lograrón dejarnos satisfechos, no faltaba nada más; pues todo eso hacía la diferencia. Era evidente el entusiasmo por ver a una “legendary band” tocar en tu casa.

Por Eduardo Roel.

Foto: Alex Lara.

“Si el infierno existiera”, Carlos Avilez tocaría ahí


Pocas regiones del país tienen un imaginario tan rico el Norte de México. La cercanía del  a la vez tan distante del Lejano Oeste, la influencia chicana y la tradición mexicana generan ese particular carisma y costumbrismo de sus habitantes. Sus artistas no son temerosos de crear fusiones únicas; de ese bagaje cultural se dan mezclas heterogéneas en las que todavía se pueden apreciar los distintos referentes. 

En la música destacan nombres como los de Celso Piña, Control Machete, El Gran Silencio, Ramón Ayala, Kinky, el ahora infame Juan Cirerol, Los Tigres del Norte y Carlos Avilez. De este último compete hablar en esta ocasión.

Carlos Avilez nació en 1967 en Cd. Obregón, Sonora. Al  crecer en la zona de Cajeme, no solo se vio influenciado por una de las regiones más bravías del país, sino por la cultura pop de Estados Unidos. En especial lo marcaría el estilo de los exponente americanos de blues y country. Influenciado por el rock, metal y en inglés. En el documental que acompaña el libro Si el Infierno existiera podemos notar al chico sonorense que creció anhelando contar historias y desventuras por medio del blues, tal y como lo hicieran los miembros de The Highwaymen lo hicieran en Nashville y el circuito de música country, blues y folk.

“Si el infierno existiera, no estaríamos aquí”

Avilez y Extraños

En el ‘86, Avilez emigraría a Guadalajara, donde conocería a José Fors y juntos formarían Cuca, banda pilar del renacimiento del rock en México en los 90 junto con Café Tacvba. A pesar del éxito de Cuca, Avilez nunca dejó de lado su pasión por el blues, por lo que formaría posteriormente una agrupación llamada La Horas Muertas. A lo largo de su carrera ha colaborado con Forseps, Jaime López, Projector, Jaramar, Nata, Oscar Fuentes, Neal Black, Gerardo Enciso, Leo Marín y en las óperas rock Dr. Frankenstein y Orlok, el vampiro

Si el InfiErno existiera. Portada. ESPECIAL

De la afición por el blues, saldría su proyecto más personal, su banda de bolero-blues-rock mexican style Avilez y Extraños. Como posteriormente demostraría en su cancionero México Profundo, Avilez es un gran conocedor la música popular mexicana y el folclor cantinero que acompaña a esta. En Si el infierno existiera nos encontramos con 15 temas amor y desamor contados a manera de historia como dicta el canon del buen blues y bolero. El verso al servicio de la narración. 

Encontramos los mejores momentos de la lírica de Avilez y Extraños en temas como Dedos Rotos, Dulces Dagas y El infierno. En estos temas se hace gala de los recursos mejor logrados de las letras de Avilez: el uso de figuras poéticas para exacerbar el sentimiento de abandono y desamor que es el hilo principal del disco, además de la tradición de la canción cantinera norteña (les juro que es un cumplido).

La edición de lujo de Rhythm & Books del material de Avilez y Extraños funciona como una especie de boxset compacto muy práctico y elegante: El disco con los 15 temas; un DVD con tres versiones alternas, un breve documental de la agrupación y el videoclip de El infierno; y por supuesto, el libro ilustrado en edición de tapa dura que a manera de cancionero aporta algo adicional a la música de Carlos Avilez y compañía.

Autor: Carlos Avilez

Ilustraciones: Carlos Avilez.

Editorial: Rhythm & Books.

Páginas: 60, pasta dura, edición de lujo (incluye un CD y DVD).

Disponible en: Facebook de Rhythm & Books, Librerías El Sótano y próximamente en nuestra tienda en línea. 

“Mi vida pop”: cuando ser melómano se queda corto

“Para saber de algo hay que practicarlo” es una frase que me causa repulsión porque a pesar de su carácter verdadero, es parcial; sin embargo, se toma como una máxima universal e inquebrantable. Es un recurso de artistas y profesionales susceptibles para denegar cualquier crítica a su trabajo. Es una paráfrasis mañosa de la que sí debería ser una máxima: “Para conocer algo hay que experimentarlo”.

El empirismo es la esencia de la trayectoria y vida de Sr. González, quien tras superar el cáncer, se enfocó en la titánica tarea de reflexionar y escribir sobre su relación con la música desde su infancia hasta la actualidad. En 2011 ese esfuerzo produjo su libro Mi vida pop editado por Rhythm & Books. Próximo a reeditarse, es oportuno hacer una digresión de uno de los mejores testamentos musicales escritos en español esta década.

El problema con la idea de que basta practicar alguna actividad para conocerla es que resta valor a otros factores que pueden abonar tanto o más a esta: tradición oral, lecturas, la academia y por supuesto, ser espectadores. Esta idea se explica mejor con la trayectoria de Rafael “Sr. González”. Miembro de Botellita de Jerez de 1988 a 1997 y de 2013 a 2019, acompañó a los miembros originales mas nunca coincidió con Sergio Arau. Ha sido productor de cerca de 20 discos y colaborador de artistas como Café Tacvba, Julieta Venegas y Monocordio. Además tiene una activa carrera como solista y escritor.


“La necesidad de retomar este texto viene de que podría servir de guía para adaptarnos a una época que cada vez tolera menos los prejuicios musicales”.

Sr. González es un hombre que ha abordado la música y cultura pop desde diversos ángulos; no obstante como se darán cuenta los lectores de Mi vida pop ninguno era suficiente para tener una historia.

La historia de Botellita de Jerez, podría bastar para un libro, pero seamos honestos, ¿la queremos escuchar de voz del cuarto miembro en importancia? Los libros musicales tienen una larga lista de remoras que toman una pluma para contar historias que no les pertenecían, como Pamela Des Barres que cuando se terminó el atractivo físico que le permitió acceder al camerino de diversas leyendas del rock escribió libros que “reivindican” la figura de la groupie (la cual paulatinamente muere gracias a la labor de mujeres que sí han tenido un rol activo en la música). Como el caso de Des Barres hay cientos de colaboradores menores y contrataciones por evento que luego se aventaron la puntada de ser portavoces de proyectos que no les deben nada (inserte aquí la banda tributo formada por el panderetero de aquel concierto en aquel rancho).

El autor escribió el libro como una reflexión a sus hijas y en general a todos los que hemos sido definidos por la cultura pop pero a veces no somos conscientes de los alcances de esta. Aquí los discos y canciones son parte del contexto de una vida entera dedicada a la música. Esta comienza en una niñez sonorizada por los discos de papá, mamá y esas canciones para chicos que pasan de generación en generación como Cri-Cri. Continúa en una adolescencia marcada por música disco, rock progresivo, psicodelia, y el fantasma del ambiente político en latinoamérica de la última mitad del siglo XX ¿Qué tiene que ver la política con las memorias de un melómano? Todo, pese a lo que pregonen canales de música retro como VH1 y Much Music, la música no definió épocas, estás definieron a la música y la cultura pop. Sr. González además de hablar de su crecimiento, nos recuerda cómo los conciertos y estudios de grabación eran marcados por protestas sociales, represiones políticas, revoluciones ideológicas y folclor.

El gran acierto del texto es la honestidad y cuidadosa reflexión de González, porque a pesar de ser melómano y docto en la escena musical no cae en la pretensión. Con la amenaza del cáncer y sus secuelas atormentándolo, el autor sabe que no es tiempo de hablar de música pretendiendo que en la escena no suena la Trevi y sí David Bowie; y negar que a su manera tanto Timbiriche como Bjork fueron relevantes para la época.

Además de la próxima reedición del título, la necesidad de retomar este texto viene de que podría servir de guía para adaptarnos a una época que cada vez tolera menos los prejuicios musicales, que no tiene empacho de emparejar a Foo Fighters con Bad Bunny en la cabeza de un festival; pero sobre todo, una época que hace énfasis más que en que la cultura pop se experimenta y es incontrolable.

Autor: Rafael “Sr. González”

Ilustraciones: VV. AA.

Editorial: Rhythm & Books

Año: 2011

Páginas: 336

Disponible en: Facebook de Rhythm & Books, Librerías El Sótano y próximamente en nuestra tienda en línea. 

Mauk Box presenta álbum debut

Colaborador regular de Violet Sunset, Mauk Box se une a la curiosa partida de artistas que abordan como solistas géneros diametralmente opuestos a los que trabajan como parte de un conjunto. Esto en su disco debut “La Inalcanzable”.

Multiinstrumentista roquero en compañía, interprete de urbano latino en solitario. Quizá le responde a la nunca bien ponderada máxima de: ”
un día te arrepentirás de todas las cumbias que no bailaste por andar de rockerito”. Loable intento el que hace Mauk al hacer un álbum para responder preguntas que todos nos hacemos pero no tenemos recursos para responder: “¿cómo sonará mi voz con Auto-Tune?”, “¿Y si rapeara?”.

“La Inalcanzable” experimenta con los géneros latinos más en boga en las listas de popularidad como trap, ritmos latinos, hip-hp y R&B; todos estos por demás alejados de los covers de Underoath que comparten canal de YouTube con este nuevo disco. Con artistas que deciden tomar un rumbo así en su carrera, si bien no significa que una faceta excluya a la otra o la demerite, sí se genera una nueva base se seguidores. Quienes lleguen a
Mauk Box por este material tendrán que guiarse por el principio de las salchichas: “si algo te gusta, no preguntes de dónde viene”; por otro lado, los seguidores de sus anteriores agrupaciones que quieran escuchar el disco solista, háganlo bajo la advertencia de que podrían sentir que rompió algún pacto roquero (que definitivamente no hizo y que tiene el derecho universal de incumplir).

El álbum de once tracks ya está disponible en YouTube y plataformas de streaming.

Radar emergente: Dama Vicke, letras que expresan algo

Soy tan bestia que la primera que puse mis manos en el volante de un auto estrellé este contra un camión. Nunca aprendí a manejar ¿A qué viene mi inutilidad como conductor? Es lo único que tengo en común con Dama Vicke y la manera con la que consigo su atención, “Me da horror pensar en manejar además con el carácter que tengo no soy la persona más indicada para estar tras un volante, me volvería loca” me cuenta cuando acordamos una entrevista.


“Trato que en la música haya contenido, que mis letras digan algo que complemente la parte musical, si no, solo suenas bien y nadie te escucha realmente”

Puede que sea la única razón que tenga para conversar con tipos como yo. También sé que es la única similitud que tenemos porque esta es Dama Vicke: una multiinstrumentalista y cantautora ampliamente reconocida por la calidad de sus letras. El Miami New Times la consideró la mejor compositora de Miami en 2018, los American Tracks Music Award la nominarían por el mismo motivo y le darían el premio a mejor artista independiente en el mismo año. Ha sido parte de la selección de FIMPRO, también en 2018.

“Trato que en la música haya contenido, que mis letras digan algo que complemente la parte musical, si no, solo suenas bien y nadie te escucha realmente”. Ella me expone a sus referentes y entre ellos destacan muchos nombres con letras de peso: David Bowie, Pink Floyd, Can, Lila Downs, Blonde Redhead, Chavela Vargas y Rita Guerrero por mencionar a algunos.

Su música es un rock alternativo que toma las mejores partes del rockabilly y jazz de los 50 y 60. A diferencia de muchas cantantes latinas cuya descripción encaja en esto, Vicke no cae en clichés como la canción melosa con sonido dixieland ni en hacer temas de desamor con falsetes de mal logrados. Sobre ese carácter duro del que hablaba al principio podemos encontrar pista en sus temas, son letras para decir cosas personales no para enamorar a buscadores de “florecitas rockeras”.

La cantautora menciona su afición por el cine de horror. Ella misma podría pasar en una foto a blanco y negro por una actriz de películas serie B como las de Ed Wood (les juro que es un cumplido); incluso temas como Soft Soap y You’re Not a Ghost, rememoran los soundtracks de esta clase de cine al hacer uso de sonidos de fondo chirriantes y lúgubres.

Contacto cultural

Dama Vicke se presentó en Fimpro este año. FOTOGRAFÍA: Roberto César Mora

La cantante de ascendencia alemana nacida en México y radicada en Estados Unidos desde pequeña, sabe lo que es el choque cultural, “Es algo necesario ver lo que otros hacen, escucharlos, aprender de ellos, no encajonarte en tu mundo” comenta cuando le pregunto sobre intercambio de géneros y países en eventos como FIMPRO. Su talento la ha llevado a actuar en Colombia, Estados Unidos, Cuba y México.

Dama Vicke terminó su tour este año y planea terminar un álbum debut en forma (solo ha publicado EPs) este año, ¿qué seguirá para ella? Probablemente tomar un curso de manejo, entonces seremos de especies totalmente distintas; por supuesto, ella una superior.


Azul Violeta, la despedida

El camino que decidió tomar una de las bandas mas influyentes de la escena del rock nacional, Azul Violeta, y lo hicieron desde el escenario, con un recorrido a sus 30 años de historia; en una noche llena de magia y agradecimiento por parte de todos los presentes, arriba y abajo del escenario.

Continue reading

Cosquín Rock Mx 2019 – ¡Hinchas del Rock!

El pasado sábado primero de junio, se llevó a cabo la tercera edición del Festival Cosquin Rock México, en Guadalajara; con la participación de 15 bandas provenientes de distintos puntos de Latinoamérica y España, optando en esta ocasión por un cambio de formato, a pesar de la infinidad de críticas que se vieron venir, volviéndose de esta manera en un festival más íntimo y directo con la gente; sin tanta parafernalia; donde lo más importante fue el talento musical, desde Casa Victoria – Cd Granja, en el que los asistentes pudieron ver en cercanía cada presentación, y donde incluso (en más de una ocasión), músicos y público, disfrutaron lado a lado, el derroche de talento sobre el escenario.

Con bandas que llevan más de una década de trayectoria, un sinfín de conciertos, festivales y reconocimientos en sus países de origen; como Attaque77, Elefantes, Los Caligaris, Izal, Las Ligas Menores, Lori Meyers, Indios, entre otros; reunidos en esta ocasión bajo el formato de festival, en un evento que prometió con anterioridad, reunir a los verdaderos “hinchas del rock”, donde todos y cada uno de los músicos, se entregaron en totalidad sobre el escenario, llenos de talento, buena vibra y agradecimiento, hacia el público asistente.

Con más de 8 horas de rock, la jornada dio inicio poco después de las 2 de la tarde, con la presentación de la banda local, Boats, quien recibió a los primeros aventurados, que a pesar del calor de la tarde, se hicieron presentes en el recinto con la única intención de disfrutar de buena música y Rock. Con dos escenarios techados, que buscaban burlar la mala pasada que nos regaló Tlaloc, en la edición anterior; se pudo vivir una jornada fluida, en la que el público presente, disfrutó una tras de otra, de todas las bandas del cartel, sin tener que sufrir la tan usual disyuntiva de cual banda ver en un determinado horario. De igual manera, la logística del evento, permitió, en opinión de muchos, llevar una cómoda jornada, en la que las largas filas, para comprar cerveza, comida o acudir al área de baños (sucios); se vieron ausentes, permitiéndonos así, disfrutar del evento al máximo.

Sin demeritar el trabajo o trayectoria de las grandes bandas, nacionales e internacionales, que frecuentemente encabezan los carteles de infinidad de Festivales o ser parte de los Top ten de ventas de las disqueras, el Festival Cosquin Rock México, apostó en esta ocasión, por una versión minimalista, abriendo las puertas a bandas emergentes y consagradas en sus países de origen, llenos de gran talento, que vinieron buscando romper fronteras y demostrar al público tapatío, de qué están hechos reuniendo así, a un público más especializado, que acudió a conocer nuevas propuestas, así como apoyar y disfrutar al máximo de aquellas bandas que han venido siguiendo desde lejos o que no se tiene oportunidad tan seguido de ver en directo; público que más allá de asistir por la foto o el check-in, se hicieron presentes como verdaderos “Hinchas del Rock”, creando una sinergia sin igual y resaltando la hermandad entre México y Argentina, entre México y Latinoamérica, entre México e Iberoamérica; donde el idioma y el Rock, nos une.

Fotografía: Robert César Mora Gamez / Balche Media

¡MOTORAMA EN TIERRAS TAPATÍAS!

¡El post punk regresó a México el pasado 25 de mayo en el c3 stage. !

Después de una excelente presentación de bandas emergentes como; Navit y Reams .

La banda Rusa formada en el 2005 y conformada actualmente por; Vladislav Parshin, Maxim Polivanov, y Oleg Chenov, hizo temblar y bailar a los asistentes con canciones como; Heavy Wave,  Alps, Ghost, Tell Me y Rose In The Vase , haciendo la presentación exquisita y sin lugar a duda una noche irrepetible …

¡No se pierdan en nuestra galería un poco de lo que se vivió !

FOTOGRAFIA: AARON GREAN.