General Paz y la Triple Frontera, alianza musical de tres naciones

Entre las propuestas musicales latinoamericanas el cliché de las bandas de fusión está bien extendido, sin embargo, estás mezclas supuestamente únicas suelen pasar desapercibidas por la falta de trasfondo cultural y/o conocimiento profundo de los géneros  que buscan combinar. Dicho de otra manera, estos grupos son individuos de un solo país con un gusto musical variado… como cualquiera. En General Paz y la Triple Frontera se rompe con este paradigma al trabajar desde un verdadero choque cultural. Tal y como dice lo dice su nombre, músicos de tres países (Argentina, Brasil y Uruguay) se congregan para darnos una verdadera fusión sonora.

                En enlace telefónico su líder, fundador y vocalista, Anel Paz, nos explica a detalle el enfoque de este proyecto sudamericano en crecimiento, cuyo origen se remonta a 2008 y que ya presume de varias presentaciones internacionales y un par de álbumes de estudio.

                “Yo estaba produciendo por aquel entonces (2008), tenía rato tocando esporádicamente ya que mi grupo anterior, Los Violadores, se había separado hace cuatro años. Yo quería hacer algo distinto ya que además del rock y el funk que me gusta quería mezclar ritmos latinos […] Por entonces yo había colaborado ya con músicos además de Argentina, de Uruguay y Brasil”.

                Más allá de la reunión de músicos de distintas nacionales el conjunto encabezado por Paz, tiene en claro sus referentes y que los hace diferentes a otras propuestas con la misma consigna: “A nosotros nos gustan artistas con Earth, Wind and Fire, Led Zeppelin y Prince; más allá del sonido nos gusta como ellos tenían una complejidad en sus canciones, nosotros al mezclar buscamos es mis complejidad” Además hace énfasis en la riqueza cultural de Latinoamérica: “Nosotros tratamos de mezclar música uruguaya, paraguaya, brasileña y ritmos africanos, la que escuchamos y nos gusta […] Cuando tocamos en festivales escuchamos a otros artistas y descubrimos más sonidos. Y creo que si han un auge en las bandas con este concepto es por la riqueza de musical latina”.

                Con historial de presentaciones entre las que destacan participaciones en SXSW en Austin, Vive Latino, Expomusic de Brasil, El Quilmes Rock de Argentina y El Festival de la Cerveza en Guadalajara, además de las presentaciones por venir, el grupo no ha dejado de trabajar, no solo en escenarios, sino también en el estudio. “Vamos estrenar nuestro tercer disco este mes, ya han salido algunos sencillos, de hecho vamos a estrenar uno en el Festival de la Cerveza, además de filmar un clip aquí (Guadalajara). También el próximo año seguimos con las presentaciones y por primera vez viajamos  Europa (sic)”.

                General Paz y la Triple Frontera prometen, más allá de la definición de género musical, por su trabajo duro y aprendizaje musical constante, que son sin duda, la clave de su ascenso meteórico en la escena alternativa Latinoamérica.

Los Petit Fellas, verdaderos melómanos

La melomanía no va de la mano de la música, la melomanía no va de la mano de los escuchas, la melomanía muchas veces no va de la mano de los músicos; todo eso es un mito que se dice para que cualquiera pueda hacerse el interesante, de la misma manera que escribir a uno no lo vuelve lector, ni asistir a las salas de cine cinéfilo. Artistas verdaderamente melómanos en la escena son pocos, aquellos que ven interconexión y posibilidades en todos los géneros musicales, que sin empacho admiten escuchar ritmos estigmatizados, y a la vez son críticos de lo que suena.

Dentro de esa clase de artistas esta la agrupación colombiana Los Petit Fellas, proyecto en un principio solista de Nicolás Barragán formado en 2006 con el nombre Pet Fella y que usaría el plural a partir de que se nutriera del sonido de Sebastian Panesso  (Guitarrista), Adrián Hidalgo (Saxofonista), Nicolás Garzón (Bajista), Andrés Gómez (Teclista) y Cesar Henao  (Baterista). El grupo toma como base beats de hip-hop y sobre ellos hace su fusión única de funk, soul, rock y jazz. Desde su formación, cuentan ya con cuatro discos de estudio y uno live.

Hace unas semanas tuve la oportunidad de hablar por teléfono con Nicolás que en ese momento se encontraba grabando en Los Ángeles. Nicolás que es un sujeto de ideas claras y directas, hizo fluir una entrevista que por errores míos pudo salir tan parca como un pedido de pizza.  Mi excusa es una investigación documental pobre (no así la sonora que fue una semana de tener un buen playlist sonando todo el tiempo). Al revisar artículos de prensa sobre el grupo me encontré con varias descripciones más cercanas a J Balvin y Maluma (de quienes hablamos de paso) que Los Petit Fellas.

“Pues no, la verdad no nos definimos como urbano” Esa fue la respuesta funesta a mi primera pregunta. Antes de continuar este artículo, les enlistaré tres situaciones comunicativas que me tensan como corredor de la muerte: 1) Charla de cena navideña 2) Explicarle a mi jefe por qué llegué media hora tarde 3) Entrevistas telefónicas. No obstante, en lugar de recurrir a un silencio incomodo, Nicolás expande su punto y arregla mi metida de pata: “Mezclamos muchas cosas, funk, soul, jazz, un poco rock, no le damos una etiqueta, si lo consideramos dentro de un género, pues es alternativo, nos gusta mucha música diversa y cada uno aporta lo que escucha (sic)”.

Sobre la cuestión de los artistas urbanos discutimos un poco más y sorprendentemente Nicolás no tiene empacho en hablar de manera sincera al respecto: “me gusta el rock, me gustan los ritmos latinos, y también me gusta bailar un reggaetón, ¿por qué no hago reggeatón como todos allá (Colombia)? Muy sencillo, ya todos lo hacen y algunos lo hacen de manera excepcional, no voy a meterme a ese asunto, cuando hay personas como Tego Calderón que lo hacen increíble”.

Ya inmersos en la cuestión de la representación latina en la escena musical, el cantante agregó lo siguiente: “Que suene música latina de cualquier tipo es bueno para los músicos de la región en general, porque así descubres música nueva, te agarras a un artista de urbano y te preguntas que otra música hay en ese país y a lo mejor encuentras otro sujeto que te llama aunque interprete otro tipo de música”.

De la misma manera con que reconoce gustos musicales ajenos a su sonido, Nicolás es crítico de actitudes a su manera de trabajar, tal y como me demostró cuando entre la parte de la sobremesa de la llamada telefónica hablamos del escándalo del #SinReggaetónNoHayGrammy. “Esto no se trata de géneros musicales, no se trata de reggaetón o cualquier otra cosa, esto va de que no están hablando de ellos (J Balvin –compatriota de Nicolás-, Bad Bunny y Daddy Yankee)”. Cierra su comentario con una afirmación que podría funcionar como mandamiento para cualquier músico: “Si te pones a hacer y decir esas tonterías, no estás trabajando; sí estás dedicado a tu música y a tocar y escribir no te queda tiempo para eso, que para mí, es un berrinche”.

Los Petit Fellas se presentarán el próximo viernes 18 de octubre en el marco del Festival Tecate Coordenada en el Estadio Akron. Los boletos se encuentran disponibles en el sistema de Ticketmaster.

Efectos de las Amanitas en GDL

Por: Irisdiana Fernández

Días pasados tuvimos la visita en Guadalajara de Amanitas, banda chilena de rock pop formada por 5 chicas talentosas y apasionadas por la música. Previo a su presentación en Chango Vudú, tuvimos oportunidad de charlar con ellas sobre su formación, anécdotas y planes a futuro.

Platíquenme un poco sobre ustedes antes de formar “Amanitas”, ¿Cómo era su personalidad? ¿Qué artistas les gustaba escuchar?

  • Cancamusa: yo creo que para todas hay un antes y un después de Amanitas porque muchas nos hemos encontrado en áreas que nunca habíamos explorado, yo era muy tímida, igual sigo siendo tímida, pero en Amanitas comencé a cantar por primera vez en el escenario y a tocar batería, entonces eso hizo que tuviera que “agilizar” mi personalidad y atreverme. Y siento que, en el caso de Jose -ella lo puede contar- comenzó a tocar guitarra en Amanitas.
  • Jose: Sí, todas comenzamos en Amanitas muy chicas, éramos muy jóvenes. Yo tenía 22-23 años; Manu tenía muchos menos. La historia de Amanitas, también tiene que ver con la historia de crecimiento de cada una de nosotras; yo ya tengo 29, hay otra madurez, otra visión del mundo, de vida y eso se refleja también en la música que estamos haciendo y en cómo evoluciona.

Y antes de formar la banda, ¿Qué géneros o qué artistas admiraban?

  • Cancamusa: en general, hay una influencia marcada por la música de los 70’s pero también, todas tenemos gustos muy similares como Björk, Radiohead, Los Jaibas, Violeta Parra, que son bandas chilenas muy influyentes.
  • Jose: Son gustos que creo, como banda, no han cambiado, Björk, por ejemplo, sigue siendo una inspiración para nosotras desde chicas.

¿Desde que eran chicas se imaginaban que se iban a dedicar a la música?

  • Jose: Yo creo que sí, era un anhelo, un deseo

¿Estudiaron algo relacionado a la música o sólo fue el deseo de formar una agrupación?

  • Cancamusa: Jose estudió música desde los 11 años y también salimos de un colegio artístico, entonces pudimos estar en contacto con la música desde muy pequeñas.
  • Miausicat: Yo estudié guitarra clásica, es todo lo que tuve de contacto con la música porque antes era deportista de alto rendimiento, así que estaba en otra área. Hacía un deporte súper raro que se llama saltos ornamentales, que acá [en México] lo practican en Acapulco los clavadistas.
AMANITAS – Guadalajara – Chango Vudú – Foto Salvador Tabares – @stabaresfoto

Y ¿Qué fue lo que las impulsó a decir “quiero armar mi propia banda”?

  • Jose: Yo creo que primero nos encontramos, nos hicimos amigas, empezamos a tener una afinidad musical importante y Amanitas fue el resultado de esa complicidad que armamos entre nosotras. No fue algo pensado, sólo pasó.

Hay una palabra que encuentro mucho en cada fuente que habla sobre Amanitas: “Improvisar”, ¿Por qué improvisar? ¿Qué significa para ustedes esa palabra?

  • Cancamusa: Improvisar es como el punto inicial de toda nuestra creación porque podemos pasar horas en nuestra sala componiendo a través de la improvisación y es como crear sin límites, sin juicios, sin estar pensando. El impulso creativo, siempre nace a través de la improvisación.

Leía también sobre su trayectoria, y me llamó la atención cuando encontré que recién llevaban un mes de haber sacado su primer LP y ya estaban de gira por China, ¿Cómo les llegó esta noticia?

  • Jose: No lo creímos cuando llegó la invitación, fue a través de un contacto directo a través de nuestro Facebook […]  Fue revelador viajar al otro lado del mundo porque nos abrió el cerebro a otro nivel más global, más internacional y entendimos que podíamos ir a cualquier parte del mundo si lo quisiéramos. Y no teníamos que restringirnos ni ponernos barreras ni fronteras […]  
  • Cancamusa: Para nosotras, ese viaje fue súper importante porque nos dio confianza en nosotras mismas, nos hizo creer más en nuestro proyecto. Nos dimos cuenta que teníamos algo súper importante que contar, una identidad. A través de éste viaje, nació todo el concepto de “Amor Celestial Imperial” que es nuestro último disco. Fue realmente un viaje muy enriquecedor para nuestra carrera como banda.

¿Qué elementos encontraron en el país asiático para inspirar su trabajo discográfico?

  • Manu: encontramos una cultura muy distinta, gigante, monumentos muy antiguos. Fuimos a la Muralla China, a la ciudad prohibid Conectamos con una cultura ancestral que también tiene mucho que enseñar. De hecho, muchas de las canciones que llevamos las hicimos antes [del viaje] porque necesitábamos más material para tocar en China y las que hicimos después, tienen esa sonoridad, una escala oriental de los sintetizadores, de los sonidos que evocan el concepto de Imperial, como gigante.
  • Cancamusa: Recuerdo que unas semanas antes de viajar a China, hicimos una canción que se llama Sudakalandia que ya estaba inspirada en el hecho de que íbamos a visitar Asia y comenzamos a meter ese tipo de sonoridades, que es un poco una carta de presentación que queríamos llevar de las cosas que han ocurrido en nuestra cultura, la colonización y nos inspiramos tanto que creamos fusiones muy bonitas.

Además de la inspiración que encontraron, ¿Vivieron alguna experiencia que atesoren?

  • Jose: La más importante fue entender que la música va mucho más allá de las palabras, nosotras cantábamos en español y ver que las personas estaban sintiendo la música, fue revelador y fue confirmar que realmente la música es un lenguaje universal y que no importan los idiomas y lo más bonito en esa gira fue eso, ver que realmente transmitimos algo.
  • Miausicat: ¡Tocamos arriba de la muralla China! Fue una experiencia muy enriquecedora.
  • Cancamusa: Fue muy imponente estar ahí llenándonos de energía milenaria, como muy surrealista. También algo muy gracioso, es que, mientras nosotras tomábamos fotos a la Muralla China, las personas nos tomaban fotos a nosotras. A veces nos pedían fotos sólo por el hecho de tener ojos grandes, hay como una admiración por los ojos grandes muy impactante.
AMANITAS – Guadalajara – Chango Vudu – Foto Salvador Tabares -@stabaresfoto

Y hablando de giras, ¿Qué me cuentan de la primera vez que vinieron a México con  “Me desvelo tour”? ¿Cómo las recibió el público mexicano?

  • Jose: Fue increíble. Cuando llegamos a México, sentimos una conexión muy importante y bonita con el país […]  Recibimos su cariño muy abiertamente. Estuvimos tres semanas en México y volvimos a Chile con un montón de gente.
  • Cancamusa: Hoy día, incluso, nos vienen acompañando, trabajan con nosotros en el concierto, su apoyo ha sido fundamental para nuestra banda. Cuando lanzamos “Amor Celeste Imperial” ellos salieron a las calles a pegar afiches. Se han organizado y nos han ayudado a que nuestra música se vaya expandiendo aquí en México.
  • En Guadalajara, tocamos en el Rock por la vida [en su primera visita a México] y cuando bajamos del escenario la gente se nos abalanzó encima. Nosotras no éramos una de las bandas populares, fuimos unas de las que abrieron y al querer ir a comer, toda la gente se nos acercó para pedirnos fotos, a darnos muestras de cariño.

A propósito del Rock por la vida, ¿Qué impacto tuvo para ustedes participar en un evento con esta causa?

  • Cancamusa: es muy bonito el sentido de ese festival, porque es entregarle a la gente consciencia de la importancia que tiene la vida, de sentir, de vivir día a día. Siento que estamos en un mundo muy frío, pero el amor es lo más importante para poder cambiar y nosotros como banda sentimos que tenemos ese mensaje de amor, de respeto.
  • Manu: De autoconocimiento
  • Cancamusa: Para nosotras fue perfecto tocar en un festival con esa conciencia tan importante por la vida.

A ustedes, a tema personal o como banda, ¿Les gusta involucrarse en diversas causas sociales?

  • Manu: ¡Claro! en Chile hemos estado en eventos de movimientos feministas. Nos gusta también ir a escuelas a tocar para los niños, a escuelas de bajos recursos, a entregar nuestra música y a motivar a los chicos a hacer arte, a expresarse. Es algo muy importante para nosotras porque como banda, usamos temas políticos o sociales y la gente los entiende y los recibe desde el corazón. Es algo que nos gusta aportar.
  • Jose: Sí, no hay que ponerse la venda en los ojos. El mundo tiene problemas y la música es una vertiente para canalizar, para liberar, para concientizar.
  • Manu: También es un punto de unión. Coincidiendo en el tema del Rock por la vida, vi que Jalisco tiene un alto índice de suicidio juvenil y eso es terrible porque, siendo tan jóvenes, hay tantas cosas lindas. Pero el mundo está a veces tan oscuro que no son capaces de verlo y la música es un punto de unión donde quizá ese chico o chica, pueda sentirse identificado y no sentirse solo.

Siguiendo lo que hablábamos de festivales, sé que este año se presentaron en el Lollapalooza Chile ¿Cómo vivieron este momento?

  • Cancamusa: fue justo en un momento de transición porque las chicas estaban viviendo en Chile y yo en México. Regresé a tocar [a Chile] y fue como un sueño, fue algo muy rápido. Soñamos mucho tiempo con tocar en ese festival y fue cumplir un sueño y muy especial llevar nuestra música
  • Jose: Fue también ver cómo funciona la música en otros países que uno escuchaba desde niña, por ejemplo, escuchar a Lenny Kravitz en vivo… ¡wow!
  • Manu: Tocar en festivales yo creo que es lo que más le gusta a los artistas. Es un sueño estar ahí y ver un lado más profesional de la música.

Y en estos momentos, ¿Qué quiere hacer Amanitas en los próximos meses, ¿Qué planea?

  • Cancamusa: Ahora estamos en un momento de transición, tres de las integrantes se van a quedar en México y dos regresan a Chile por un tiempo, así que va a ser una etapa de vernos desde otra perspectiva. Vamos a planear nuevas cosas, sobre nuestro nuevo material. Hemos pasado tanto tiempo entregando que es tiempo de irnos un poco hacia el interior y replantearnos un poco cómo vamos a comenzar este nuevo período.
  • Nuestra idea es proyectarnos en México y empezar nuestra carrera aquí, así que estos meses van a ser de trabajo, de composición, de estar en las salas, de conversar, planificar.
  • Jose: Esta separación, va a ser momentánea. La idea es que para 2020 ya estemos las cinco radicando en México y poder tocar.

¿Por qué eligieron México para impulsar su proyecto musical?

  • Miausicat: Porque es como el trampolín hacia el mundo. México tiene una industria musical súper grande que nosotras hemos visto desde Chile. Con México, podemos conocer todo el mundo.
  • Cancamusa: En México hay mucha diversidad, muchos gustos, hay espacio para mucha música y eso es algo que nos gusta muchísimo. Hay una escena muy grande, muchos géneros y sentimos que tenemos algo muy importante que entregar a la industria con nuestra propuesta femenina. Ya queremos que nos conozcan. Cuando vinimos a México [la primera vez] nos encantó y también, cuando Mon Laferte me invitó a ser su baterista me vine a vivir a México en enero de éste año y eso nos aceleró a todas para querer venirnos.

¿Cómo logran combinar ambos proyectos, entre Cancamusa tocando con Mon Laferte y Amanitas?

  • Cancamusa: Por el momento no he tenido ningún problema. Por ejemplo, este mes no tenemos ningún concierto con Mon y por coincidencia, con Amanitas salió que ellas tocarán acá y todo ha circulado de una manera muy natural.

Sobre Amanitas hoy día.

  • Cancamusa:  Hemos estado más quietas que antes, incluso en redes sociales. Es un proceso que estamos viviendo, es algo natural de una banda independiente que necesita crecer y que de forma natural está creciendo.
  • Manu: A veces todo te presiona a estar muy rápido y está bien querer mirar hacia dentro. Y crear y tener un momento reflexivo dentro de la banda. Dentro de todo lo que ha pasado, que siempre ha sido rápido, es momento de pensar, de analizar, qué es lo que ha pasado, qué está pasando y qué es lo que va a pasar.