No Tiene la Vaca se despide en Guadalajara

El anticipado último concierto de la banda de ska punk tuvo cabida la noche del sábado en un C3 Stage en su máxima capacidad

Los Buena Vida y La Burundanga fueron los encargados de darle potencia y avivar los ánimos de los presentes, quienes respondieron entregándose al máximo a este par de bandas que hicieron lo propio como anfitriones de la velada.

Llegó el turno de despedir a los vacunos, quienes desde el inicio del show sabían que esta era como su fiesta de graduación, así que, con su mejor atuendo, desde el primer acorde de la guitarra, salieron dejando el alma en el escenario. “Gus El Grande” fue el invitado de honor, llegando al escenario a derrochar su talento y colaborar en “Ya nada importa”, llevando a todos a dejar hasta el último aliento en el slam.

Para el segundo bloque, “Spiderman”, El Ranger Rojo”, “Duffman”, “Rafael”, “Flash”, “Batman” y “Linterna Verde”, sacaron a flote todo su “poder”, lo más emotivo fue cuando los miembros originales subieron al escenario para entonar una de las canciones más representativas de la agrupación y dejarnos con la duda de “¿Por qué el amor me duele tanto?”.

El momento más dramático y melódico de la noche llegó con el tercer bloque, donde “Wicho” se transformó en todo un Salvador Dalí, y a pinceladas de su voz hizo las obras más surrealistas con las emociones de los oyentes. Temas como “No Está Tan Mal” y “No Necesariamente Happy” tocaron el dolor más profundo del respetable.

Con las emociones a flor de piel, en el escenario se proyectaba como grandes artistas de la escena mexicana y latinoamericana felicitaban a la banda jalisciense por estos 20 años de trayectoria, los más aplaudidos por el público fueron: Allison, LNG/SHT, Chingadazo de Kung Fu y Los Caligaris, lo cual llevo la energía al punto cúspide de la noche.

En el último bloque, todo fue un frenesí, la agrupación soltó el freno de mano tocando sus mayores éxitos uno seguido de otro, “Beto Lavaplatos”, “Por los guerreros”, y “Te llevaste mi balón”, que hicieron vibrar al unísono todas las gargantas presentes; pero el momento del verdadero éxtasis llegó junto con la canción de cierre, “Cada Momento” puso a vibrar al aforo en su totalidad. Quizás era un mensaje para la audiencia, quizás en cada mirada, cada paso, cada segundo, No Tiene La Vaca nos va a acompañar.

En palabras de “Wicho”:

“Veinte años se dicen fáciles, y lo son cuando estás borracho, porque nosotros somos No Tiene La Vaca, y lo seremos toda la puta vida”.

Fotos y texto por Manuel Jarcor.

Recommended Posts

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *